Clínica de Miembros Inferiores

 

 

 

La Clínica de Miembros Inferiores forma parte del Servicio de Ortopedia del Hospital Ortopédico Infantil, y como su nombre lo indica se especializa en el tratamiento de las distintas patologías de los miembros inferiores.

 

 

 

A continuación enumeramos algunos conceptos básicos relativos a los problemas más frecuentes en miembros inferiores.

 

Malformaciones, que pueden ser congénitas (inexplicablemente se nace con ellas) o genéticas (se podría prever su herencia) y adquiridas, por procesos infecciosos, metabólicos o traumáticos.

 

Disrupciones o desorganizaciones, alteración que se produce en un momento dado del desarrollo por múltiples causas y lógicamente se va a ver alterada su correcta formación.

 

 

Malposiciones o alteraciones de la formación debidas a la mala postura en su desarrollo.

 

 

 

 

 

 

Existe una variedad de afecciones desde el nacimiento. A veces estos defectos afectan a un pie y en otras ocasiones son bilaterales, siendo las más frecuentes:

 

 

Pie valgo: La planta se orienta hacia fuera, sobre todo en el talón.


Pie talo: el pie se encuentra en su parte dorsal pegado a la pierna del recién nacido o pie talo simple.


Metatarso aducto o varo: La planta del pie esta incurvada hacia dentro, dando aspecto arriñonado. Existen varios grados, en cuanto a su rigidez.


Pie convexo o astrágalo vertical; es poco frecuente y  grave, la planta del pie tiene aspecto de balancín. Necesita intervención quirúrgica, además de tratamiento con plantillas.


Pie zambo o pie equino-varo supinado: La planta se encuentra incurvada en su parte interna, el tobillo está mirando hacia delante, y el talón se encuentra horizontal al eje. También hay varios niveles de malignidad en cuanto a su rigidez. Su tratamiento desde el  primer día por el especialista, puede ahorrar varias de las intervenciones quirúrgicas.


Pie plano: el borde interno del pie es convexo, la huella es igual de ancha en el antepié que en el retropié.

 

 

 

La Marcha



Las alteraciones de la marcha debidas a defectos en los pies, son las menos frecuentes a partir del año de vida, ya que las anomalías más frecuentes que presenta el pie del niño, y que pueden afectar a su apoyo,  y a la marcha,  se deben de tratar ortopédicamente en los primeros meses de vida.

 

 

La marcha que comienza sobre el año de edad no va a alcanzar su madurez hasta pasados los 5-6 años, tiene una gran influencia la coordinación motora del niño, siendo unos, más habilidosos que otros  y coordinados en sus movimientos, sin tener que pensar que tengan ninguna alteración nerviosa u ósea.

 

 

La fase previa de coordinación a la marcha, es el gateo, que hoy en día solo lo hacen un 24 % de los niños, siendo más conveniente para favorecer el desarrollo muscular el dejar a los bebés en una alfombra acolchada en el suelo.

 

 

 

 

 

El calzado infantil


El pie ha de tener la máxima libertad dentro del zapato, y si inmovilizamos una articulación, u obstaculizamos su movilidad el bebé tardará más en adquirir su aprendizaje de la marcha y provocaremos un debilitamiento de la zona al impedir la correcta utilización de sus músculos. Por lo que no está recomendado el uso del calzado FLAP (flexible, liviano, ancho y plano).

 

 

 

Otros trastornos de Miembros Inferiores son:

 

Artropatías infecciosas

Artrosis

Coxartrosis (artrosis de la cadera)

Gonartrosis (artrosis de la rodilla)

Deformidades adquiridas en los dedos del pie

Trastornos de la rótula y otros

 

 

 
Ortopedia
Medicina física y rehabilitación
Servicios auxiliares de diagnóstico
Otras Especialidades
Servicios de apoyo psico, socio, educativos
Quirófanos
Taller de Ortopedia
Voluntariado